Publicidad

sábado, 16 de junio de 2018

CARDENAL FERNANDO FILONI LLEGARÁ A BOLIVIA

CARDENAL FERNANDO FILONI LLEGARÁ A BOLIVIA


¿Quién es el Cardenal Fernando Filoni?

Nacimiento: Nació en Manduria, diócesis de Oria (Italia), el 15 de abril de 1946.

Sacerdocio: Recibió la ordenación sacerdotal el 3 de julio de 1970. Es doctor en filosofía y en derecho canónico. Entró en el servicio diplomático de la Santa Sede el 3 de abril de 1981.

Episcopado: Juan Pablo II lo nombró arzobispo titular de Volturno y nuncio apostólico en Jordania y en Irak el 17 de enero de 2001; recibió la ordenación episcopal el 19 de marzo del mismo año. Benedicto XVI lo trasladó como nuncio apostólico a Filipinas el 25 de febrero de 2006; y el 9 de junio de 2007 lo nombró sustituto de la Secretaría de Estado para los Asuntos generales. El mismo Papa lo nombró prefecto de la Congregación para la evangelización de los pueblos el 11 de mayo de 2011.

Cardenalato: Creado cardenal diácono el 18 de febrero de 2012, recibió la birreta roja y la Diaconía de Nuestra Señora de Coromoto en San Juan de Dios.

¿Que cargo le encomendó el Papa Francisco para la Iglesia?

Con el Papa Emérto tuvo su etapa de trabajo en la secretaría de Estado decía “Para mí fue un período muy hermoso, sobre todo porque me dio la posibilidad de conocer de cerca a Benedicto XVI y de tener un contacto muy frecuente con él, que es un padre, un maestro, y es extremadamente amable. Son esas riquezas y esos dones de gracia que quien los ha recibido lleva siempre consigo. Y por los que solo se puede dar gracias a Dios”.miembro de las Congregaciones para la Doctrina de la Fe, Iglesias Orientales y Educación Católica. Asimismo, de los Consejos Pontificios para el Diálogo Interreligioso, y para los Textos Legislativos.

En verano del 2014, fue en el enviado especial del Papa Francisco a Irak, para visitar a los perseguidos por el Estado Islámico, así como para negociar con las autoridades una posible salida al conflicto.

¿A que llega a Bolivia el Cardenal Filoni?

El Papa Francisco ha hecho el nombramiento del Enviado Especial para la celebración del V Congreso Misionero Americano (Santa Cruz de la Sierra, 9-14 de julio de 2018)
El Santo Padre ha nombrado al Cardenal Card. Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, su Enviado Especial en la celebración del V Congreso Misionero Americano (CAM 5), que se celebrará en Santa Cruz de la Sierra ( Bolivia) del 9 al 14 de julio de 2018.

jueves, 14 de junio de 2018

EL PAPA HABLA DEL MUNDIAL 2018

EL PAPA HABLA DEL MUNDIAL 2018



«Mañana se abrirán los Campeonatos Mundiales de Fútbol en Rusia. Deseo enviar mi saludo cordial a los jugadores y a los organizadores, como también a quienes seguirán a través de los medios de comunicación social, este evento que supera toda frontera»: así el Papa Francisco recordó en la Audiencia General, el Mundial de Fúbol 2018 que inicia este jueves con el partido inaugural en Moscú, entre Rusia y Arabia Saudita.

El deporte como ocasión de encuentro entre pueblos y culturas diferentes

El Papa Francisco ha demostrado más veces su afección al deporte como vía de encuentro, diálogo y fraternidad, y así no podía dejar pasar esta oportunidad para hacer sentir su voz sobre las bondades del deporte y del trabajo en equipo, para favorecer la paz y la solidaridad.

A propósito nos viene a la mente la ocasión de la inauguración de los juegos olímpicos en 2016, cuando en un emotivo vídeo publicado por su Red Mundial de Oración, el Papa afirmaba que «con el deporte es posible construir la cultura del encuentro, entre todos, por un mundo en paz».

Sin ir más lejos, con motivo de la publicación del documento “Dar lo mejor de uno mismo”, sobre la perspectiva cristiana del deporte y la persona humana, elaborado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, a inicios de junio, el Papa Francisco escribió un mensaje al Prefecto de dicho Dicasterio, el Card. Kevin Farrel, resaltando el deporte como «lugar de encuentro donde personas de todo nivel y condición social se unen para lograr un objetivo común».


En una cultura dominada por el individualismo y el descarte de las generaciones más jóvenes y de los más mayores - escribía el Papa - el deporte es un ámbito privilegiado en torno al cual las personas se encuentran sin distinción de raza, sexo, religión o ideología y donde podemos experimentar la alegría de competir por alcanzar una meta juntos, formando parte de un equipo en el que el éxito o la derrota se comparte y se supera.

El deporte tiende puentes que contribuyen a perspectivas de paz entre los pueblos

Mientras que, también este año, antes de la apertura de los Juegos Paralímpicos en Pyeongchang en Corea del Sur, durante la audiencia general del 7 de marzo, teniendo en mente el conflicto en la Península Coreana, el Santo Padre resaltaba cómo las Olimpíadas que habían sido hospedadas en la misma capital poco tiempo antes, habían demostrado la capacidad del deporte de “tender puentes entre países en conflicto y dar una válida contribución a perspectivas de paz entre los pueblos”.

Por esto en las vísperas del inicio del Mundial 2018 en el que 32 países seguirán este entusiasmaste evento, el Papa deseó que «pueda esta importante manifestación deportiva volverse ocasión de encuentro, de diálogo y de fraternidad entre culturas y religiones diferentes, favoreciendo la solidaridad y la paz entre las naciones»
JORNADA DE LA JUVENTUD PACEÑA

JORNADA DE LA JUVENTUD PACEÑA

El Asesor de la Pastoral Juvenil Vocacional de La Paz Padre Saúl Guitierrez nos dice que: "La Jornada Mundial de la Juventud es inspiración para tener esta actividad que vamos a desarrollar el próximo sábado 16 de junio"

Las Parroquias con sus grupos juveniles tenían la posibilidad de inscribirse y tomar conocimiento del desarrollo de esta gran actividad.

El colegio Inglés Católico será sede de este encuentro juvenil y de interacción juvenil. Por el momento la organización anticipa algunos detalles: La Jornada Mundial de la Juventud que el próximo año se celebra en Panamá es una inspiración para la PJ debido a que muchos jóvenes no conocen aún lo que se vive en Panamá, se ha pensado que se pueda compartir y provocar tener una réplica según la buena respuesta del ya cercano encuentro juvenil

A todos la invitación de la Pastoral Juvenil cuya oficina está en el tercer piso del Arzobispado de La Paz.
CON LA LIBERTAD DE LOS HIJOS DE DIOS

CON LA LIBERTAD DE LOS HIJOS DE DIOS



“Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud” Gal 5,1

Los Obispos de la Conferencia Episcopal Boliviana, ante el nombramiento del Cardenal Toribio P. Ticona, consideran importante expresar lo siguiente:

1.- Agradecemos al Santo Padre Francisco la deferencia que ha tenido de nombrar un Cardenal en Bolivia, dado que ese gesto expresa una indudable estima y valoración no sólo hacia su persona, sino también hacia nuestra Iglesia, ya que el nombramiento de un Cardenal es una prerrogativa de Su Santidad.

2.- El nombramiento de Su Eminencia Mons. Toribio P. Ticona, conlleva un agradecimiento y reconocimiento del Papa por su trayectoria pastoral y servicio humilde en comunidades y pueblos quechuas y aymaras. Como Obispos de Bolivia nos sumamos a las felicitaciones que ha recibido el nuevo Cardenal y a la alegría y esperanza espontáneas que ha suscitado en nuestro pueblo.

3.- La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, Presidente, Vicepresidente, Secretario General y Consejo Episcopal Permanente, es la voz oficial de la Iglesia Católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como Obispo Emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus Estatutos.

4.- La Conferencia Episcopal Boliviana está conformada por todos los Obispos de la Iglesia en Bolivia en ejercicio ministerial activo y por los Obispos Eméritos. Ante malas interpretaciones de algunas declaraciones del Cardenal que han podido crear confusión en la opinión pública, la CEB se reafirma en la línea de reflexión que ha expresado en distintas oportunidades mediante comunicados, mensajes y cartas pastorales públicas.

5.- Rechazamos cualquier intento de división o manipulación de la Iglesia Católica. Queremos seguir iluminando a nuestro Pueblo boliviano con la libertad de los Hijos de Dios y por la responsabilidad de nuestro ministerio pastoral.

Que la Virgen María, Madre de la Iglesia nos acompañe en nuestro caminar como Pueblo de Dios.




13 de Junio del 2018

Los Obispos de la

Conferencia Episcopal Boliviana

viernes, 8 de junio de 2018

MENSAJE POR LA JORNADA DE SANTIFICACIÓN DEL CLERO 2018

MENSAJE POR LA JORNADA DE SANTIFICACIÓN DEL CLERO 2018



Mensaje de la Congregación del Clero para la Jornada de Santificación del Clero 2018 (Sagrado Corazón de Jesús, viernes 8 de junio de 2018)

Queridos Sacerdotes:

La Jornada de Santificación del Clero, que se celebra en la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, ofrece la ocasión para detenemos en la presencia del Señor, para renovar el recuerdo de nuestro encuentro con El y, así, revigorizar nuestra misión al servicio del Pueblo de Dios. No debemos olvidar, en efecto, que la fascinación de la vocación que nos atraía, el entusiasmo con el que escogimos caminar por la vía de la especial consagración al Señor y las maravillas que vemos en nuestra vida sacerdotal, tienen su origen en el cruce de miradas que ha habido entre Dios y cada uno de nosotros.

Todos nosotros, en efecto, “hemos tenido en nuestra vida algún encuentro con El” y, cada uno de nosotros puede recordar y gozar espiritualmente de aquel momento “en el que he sentido que Jesús me miraba” (Papa Francisco, Homilía Santa Marta, 24 abril 2015).

También los primeros discípulos vivieron la alegría de la amistad con Jesús, que cambió para siempre su vida. Sin embargo, después del anuncio de la Pasión, se extendió sobre su corazón un velo de oscuridad que entenebró el camino. El ardor del seguimiento, el sueño del Reino de Dios inaugurado por el Maestro y los primeros frutos de la misión, chocan ahora con una realidad dura e incomprensible, que hace vacilar la esperanza, alimenta las dudas y amenaza con extinguir la alegría del anuncio del Evangelio.

Esto puede suceder siempre, también en la vida del Sacerdote. El grato recuerdo del encuentro inicial, la alegría del seguimiento y el celo del ministerio apostólico, tal vez llevado adelante durante años y en situaciones no siempre fáciles, pueden dar paso al cansancio o al desaliento, haciendo que avance el desierto interior de la aridez envolviendo nuestra vida sacerdotal en la sombra de la tristeza.

En esos particulares momentos, sin embargo, el Señor, que no olvida nunca la vida de Sus hijos, nos invita a subir con El al Monte, como hizo con Pedro, Santiago y Juan, transfigurándose delante de ellos.

Conduciéndolos “a lo alto” y “aparte”, Jesús les hace realizar el maravilloso viaje de la transfiguración: del desierto al Tabor y de la oscuridad a la luz.

Queridos sacerdotes, necesitamos, cada día, ser transfigurados con un encuentro siempre nuevo con el Señor que nos ha llamado. Dejarse “conducir a lo alto” y quedar “aparte” con El, no es un deber de oficio, una práctica exterior o una pérdida de tiempo con relación a las obligaciones del ministerio, sino la fluente chorreante que corre en nosotros para impedir que nuestro “aquí estoy” se seque y agote.

Contemplando la escena evangélica de la Transfiguración del Señor, podemos escoger tres pequeños puntos, que nos ayudarán a confirmar nuestra adhesión al Señor y a renovar nuestra vida sacerdotal: subir a lo alto, dejarse transformar, ser luz para el mundo.

1.- Subir a lo alto, porque si permanecemos siempre centrados en las cosas que hacer, corremos el peligro de convertimos en prisioneros de lo presente, de ser absorbidos por las obligaciones diarias, de quedar excesivamente concentrados en nosotros mismos y, así, acumular fatigas y frustraciones que podrían ser letales. Así mismo, “subir a lo alto” es el antídoto contra las tentaciones de la “mundanidad espiritual” que, incluso bajo apariencias religiosas, nos apartan de Dios y de los hermanos y nos hacen poner la seguridad en las cosas del mundo. Tenemos necesidad, por el contrario, de sumergimos cada día en el amor de Dios, especialmente por medio de la oración. Subir al monte nos recuerda que nuestra vida es una ascensión constante hacia la luz que proviene de lo alto, un viaje hacia el Tabor de la presencia de Dios, que abre horizontes nuevos y sorprendentes. Esta realidad no supone escapar de las obligaciones pastorales y de los desafíos diarios que se nos presentan, sino más bien pretende recordamos que Jesús es el centro del ministerio sacerdotal, y que todo lo podemos en Aquel que nos conforta (Fil 4, 13). Por eso “La ascensión de los discípulos hacia el monte Tabor nos induce a reflexionar sobre la importancia de apartarnos de las cosas mundanas, para emprender una camino hacia lo alto, y contemplar a Jesús. Se trata de disponemos a escuchar atentamente en la oración a Cristo, Hijo amado del Padre, buscando momentos de oración que permitan la acogida dócil y gozosa de la Palabra de Dios” (Papa Francisco, ángelus, 6 agosto 2017).

2.- Dejarse transformar, porque la vida sacerdotal no es un programa donde todo ha sido ya estructurado por adelantado o un oficio burocrático de desarrollar según un esquema preestablecido; al contrario, es la experiencia viva de una relación cotidiana con el Señor, que nos hace llegar a ser signo de Su amor ante el Pueblo de Dios. Por eso, “no podremos vivir el ministerio con gozo sin vivir momentos de oración personal, cara a cara con el Señor, hablando, conversando con El’ (Papa Francisco, Encuentro con los párrocos de Roma, 15 febrero 2018). En esta experiencia, somos iluminados por el Rostro del Señor y transformados por Su presencia. También la vida sacerdotal es un “dejarse transformar” por la gracia de Dios para que nuestro corazón se vuelva misericordioso, inclusivo y compasivo como el de Cristo. Se trata sencillamente de ser —como ha recordado recientemente el Santo Padre— “presbíteros normales, sencillos, afables, equilibrados, pero capaces de dejarse regenerar constantemente por el Espíritu” (Papa Francisco, homilía concelebraciónEucarística con los Misioneros de la Misericordia, 10 abril 2018). Esta regeneración se consigue sobre todo con la oración, que cambia el corazón y transforma la vida: cada uno de nosotros se transforma en Aquel que reza. Estará bien recordar, en esta Jornada de Santificación, que “la santidad está hecha de una apertura habitual a la trascendencia, que se expresa en la oración y en la adoración. El santo es una persona con espíritu orante, que necesita comunicarse con Dios” (Papa Francisco, Gaudete et exsultate, n. 147). Subiendo al Monte, seremos iluminados por la luz de Cristo y podremos bajar al valle y llevar a todos el gozo del Evangelio.

3.- Ser luz para el mundo, porque la experiencia del encuentro con el Señor nos lleva al servicio a los hermanos. Su Palabra rechaza ser encerrada en lo privado de la oración personal y en el perímetro del tiempo, pues la vida sacerdotal es, sobre todo, una llamada misionera, que exige el coraje y el entusiasmo de salir de sí mismos para anunciar al mundo entero lo que hemos oído, visto y tocado en nuestra experiencia personal (cf. Jn 1, 1-3). Dar a conocer a los otros la ternura y el amor de Jesús, para que cada uno pueda ser atraído a Su presencia que libera del mal y transforma la existencia, es el primero y grande deber de la Iglesia, y, por ello, la primera y grande obligación apostólica de los presbíteros. Si hay un deseo que debemos cultivar, es el de “ser sacerdotes capaces de elevar en el desierto del mundo el signo de la salvación, esto es, la Cruz de Cristo, como fuente de conversión y de renovación para toda la comunidad y para el mismo mundo”, Papa Francisco, Homilía Concelebración Eucarística con los Misioneros de la Misericordia, 10 abril 2018). La fascinación del encuentro con el Señor debe encarnarse en un empeño de vida al servicio del Pueblo de Dios, el cual, caminando a menudo por el valle oscuro de las fatigas, de los sufrimientos y del pecado, necesita de Pastores luminosos y resplandecientes como Moisés.

En fin, al término de la maravillosa experiencia de la Transfiguración, los discípulos descendieron del monte (cf. v. 9) Es el recorrido que también nosotros podemos realizar. El redescubrimiento siempre más vivo de Jesús no es un fin en sí mismo, sino que nos induce a “descender del monte”. Transformados por la presencia de Cristo y por el ardor de su palabra, seremos signo concreto del amor vivificante de Dios para todos nuestros hermanos, especialmente para los que sufren, para cuantos se encuentran en soledad, y en abandono, para los enfermos y para tantos hombres y mujeres que, en diversas partes del mundo, son humillados por la injusticia, por la prepotencia y por la violencia” Papa Francisco, ángelus, 6 agosto 2017).

Queridos sacerdotes, la belleza de este día, consagrado al Corazón de Jesús, haga crecer en nosotros el deseo de la santidad. La Iglesia y el mundo necesitan sacerdotes santos! El Papa Francisco, en la nueva exhortación Apostólica sobre la santidad, Gaudete et exsultate, ha llamado la atención a los sacerdotes apasionados en comunicar y anunciar el Evangelio, afirmando que “la Iglesia no necesita tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida. Los santos sorprenden, desinstalan, porque sus vidas nos invitan a salir de la mediocridad tranquila y anestesiante” Papa Francisco, Gaudete et exsultate, n. 138). Nos será necesario realizar, sobre todo espiritualmente, este camino de transfiguración: subir al monte, dejarse transformar por el Señor, para después llevar la luz al mundo y a las personas que nos han sido confiadas. Que María Santísima, Señora luminosa y Madre de los Sacerdotes, os acompañe y os guarde siempre.
ORACIÓN POR LA SANTIFICACIÓN DE LOS SACERDOTES

ORACIÓN POR LA SANTIFICACIÓN DE LOS SACERDOTES



Este sacramento del orden es recibido por todos aquellos que se ven llamados por Dios a dedicar su vida a la salvación eterna de sus hermanos.

A continuación una Oración por la Santificación de los Sacerdotes, de Santa Teresita del Niño Jesús:

Oh Jesús que has instituido el sacerdocio para continuar en la tierra
la obra divina de salvar a las almas
protege a tus sacerdotes (especialmente a: ..............)
en el refugio de tu SAGRADO CORAZÓN.

Guarda sin mancha sus MANOS CONSAGRADAS,
que a diario tocan tu SAGRADO CUERPO,
y conserva puros sus labios teñidos con tu PRECIOSA SANGRE.

Haz que se preserven puros sus Corazones,
marcados con el sello sublime del SACERDOCIO,
y no permitas que el espíritu del mundo los contamine.

Aumenta el número de tus apóstoles,
y que tu Santo Amor los proteja de todo peligro.

Bendice Sus trabajos y fatigas,
y que como fruto de su apostolado obtenga la salvación de muchas almas
que sean su consuelo aquí en la tierra y su corona eterna en el Cielo. Amén.

viernes, 1 de junio de 2018

CARDENAL TORIBIO PRESIDIÓ El CORPUS CHRISTI Y SU MENSAJE

CARDENAL TORIBIO PRESIDIÓ El CORPUS CHRISTI Y SU MENSAJE



La Arquidiócesis de La Paz celebró con gozo la Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo en el teatro al aire libre Jaime Laredo. Presidida por su Eminencia Señor Toribio Cardenal Porco Ticona que además cardenal, celebró también 32 años de su ordenación sacerdotal y pidió a los feligreses que la fiesta sea un momento de unión con el Señor.

El altar fue bellamente decorado por el ANE, el Seminario Mayor San Jerónimo y los arreglos florales gracias a las hermanas “Hojas de la Iglesia”

Las diferentes comisiones previstas para mencionada celebración trabajaron días con los preparativos.

En el altar estaba la imagen de la beata Nazaria Ignacia, española de nacionalidad, aunque pasó la mayor parte de su vida en Oruro y es considerada como la primera santa boliviana. Nazaria será beatificada el próximo 14 de octubre por el papa Francisco. 

Al inicio de la celebración el Arzobispo de La Paz hizo notar tres aspectos sensibles como un gran detalle del Señor, el regalo del Santo Padre y como don de Dios en la persona de Mons. Toribio "nuestro Cardenal" Dios ha inspirado en el Papa y ahora a nosotros con la mirada de fe reconcer: la pobreza, la vejez y la enfermedad de su servidor para el Espíritu Santo lo siga asistiendo en su vida. 

En la homilía el Cardenal hizo resaltar algunos puntos: “La palabra de Dios en la Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, nos refiere a dos alianzas ratificadas con la sangre, la primera Alianza en el Antiguo Testamento con sangre de animales como nos dice la carta a los Hebreros, como un rito para dar una purificación exterior, en tanto que en la segunda y definitiva Alianza la sangre es la de Jesús, el ungido para darnos vida y vida en abundancia.”

“Hay que vivir en nuestra vida, nuestro trabajo, nuestro hogar a través de la palabra de Jesús”

El cardenal manifestó que todos “Recibir el cuerpo y la sangre de Cristo nos compromete a expandir el Reino de Dios en nuestra vida, en nuestros colegios, en el trabajo buscando la unidad, la paz, la libertad, la santidad de respeto.”

"El cuerpo y sangre del señor nos libra de todos nuestros pecados, hemos sido lavados con su sangre de todos los pecados", recalcó el cardenal.

“Quiero con ustedes agradecer al Dios de la vida y de la historia y al Santo Padre Francisco en la persona de nuestro nuncio Apostólico y a todos ustedes pedirles que me ayuden orando para un hermano nuestro, quizás el último de ustedes hermanos obispos, pero Dios tiene sus razones y nuestras mentes ignoran. Y Jesús dijo: los últimos serán los primeros; yo he sido siempre en la Conferencia Episcopal el último, pero Dios en vida me ha ayudado siempre desde que he nacido.”

“No sé con qué agradecerle y por eso muchísimas gracias cada uno de ustedes quienes me han obsequiado regalos, me han, visitado, felicitado, yo en mi vida hasta que Dios me llame; rezare por cada uno de ustedes para que el Dios de la vida y de la historia les acompañe. Amén”