viernes, 18 de enero de 2019

MONSEÑOR GONZALO RAMIRO DEL CASTILLO HACE PASCUA CON EL SEÑOR


Monseñor del Castillo nació en La Paz el 20 de septiembre de 1936, sus padres son Jorge del Castillo Rivera y Elvira Crespo Gutiérrez. Estudió en los colegios La Salle y Don Bosco de esta misma ciudad. Estudió filosofía en Oviedo entre 1957 y 1960, y teología en Zaragoza y Burgos. Ingresó al Seminario de los Padres Carmelitas Descalzos en Santa Cruz en 1952.


El noviciado lo realizó en Calahorra, España. Emitió los primeros votos el 11 de febrero de 1957 y profesó los votos perpetuos el 15 de agosto de 1962, un año después fue ordenado sacerdote carmelita, el 21 de septiembre de 1963. En Río Grande del Sur, Brasil, ejerció como Vicerector y profesor del Seminario carmelita de Santa María entre 1964 y 1967 luego como formador de novicios en Porto Alegre hasta 1970 DE RETORNO AL PAÍS: Monseñor del Castillo volvió al país como conventual encargado de la pastoral vocacional, formador, vicario parroquial y luego párroco de San Antonio en Cochabamba. Pero por tiempo volvió a alejarse del país, puesto que su Orden le envío a Roma para que se especialice estudios Teológicos Superiores, agrega el informe de la Nunciatura.


De retorno a Bolivia volvió a la parroquia San Antonio en Cochabamba como maestro de novicios de la Orden. En 1980 fue nombrado Asesor de la Federación de Madres Carmelitas de Bolivia y profesor de Espiritualidad en el Seminario Mayor Nacional de San José en la capital del valle. La Ordenación Episcopal la recibió el 7 de enero de 1984 en la parroquia del Carmen en La Paz, la tarea encomendada era la Vida Consagrada, particularmente la Contemplativa. La función casi permanente fue de Presidente de la Comisión Episcopal Boliviana de Catequesis y Biblia. También fue Vicario General y Encargado de las zonas pastorales periféricas de La Paz.


Otras tareas encomendadas fueron la formación del laicado a través de cursos de evangelización y ministerios para la Gran Misión Arquidiocesana; la atención al personal de la Curia; fue Vicario para las zonas rurales de Yungas y Río Abajo. Ejerció como Visitador Apostólico de los Seminarios Diocesanos de Bolivia desde 1994, cargo que fue encomendado por la Congregación para la Educación Católica. En los últimos años intensificó su servicio en las Pastorales Penitenciaria Arquidiocesana y del Migrante y se hizo cargo de la Presidencia de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada. (JTI)


El Papa San Juan Pablo II nombró a monseñor Gonzalo del Castillo Crespo, OCD, el 14 de abril del año 2000 para ser Ordinario Militar en reemplazo de monseñor Mario Lezana Vaca, informa el comunicado de la Nunciatura Apostólica. Monseñor Lezana renunció al gobierno pastoral del Ordinariato Militar, juntamente con el Obispo Coadjutor, monseñor Manuel Revollo, agrega el informe de la legación diplomática de la Santa Sede en Bolivia. Hasta ahora, monseñor del Castillo actuó como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de La Paz, cargo que ejerció desde enero de 1984, cuando recibió la ordenación episcopal.


Después de doce años a cargo de la grey uniformada, monseñor Gonzalo del Castillo transfirió el Obispado Castrense, como parte de esta entrega presidió la primera parte de la Eucaristía hasta la profesión de fe de su sucesor. En la homilía agradeció a la Iglesia, al Santo Padre a los fieles y pidió perdón a Dios y a los creyentes por cualquier daño que haya cometido, y ofreció su colaboración a monseñor Aparicio.


Monseñor del Castillo le entregó el Báculo y le invitó a tomar posesión de su Catedral. En tanto que los capellanes, diáconos permanentes, seminaristas castrenses, ministros laicales, religiosas y grupos de pastoral realizaron el acto de obediencia y apoyo al nuevo Obispo Militar.


Cariño, estima y un gracias profundo fueron las razones que congregaron el pasado miércoles en la Catedral Castrense Nuestra Señora de Luján a diversos grupos y movimientos apostólicos, sacerdotes, religiosas, miembros de las fuerzas castrenses y sus familias, así como amigos y personas que conocieron de cerca el trabajo misionero de su guía espiritual en la Diócesis Castrense, Monseñor Gonzalo de Castillo. En este marco amable y familiar se celebró la eucaristía de acción de gracias por los doce años de servicio episcopal dedicado a la atención y acompañamiento espiritual de policía y militares.


Reproducimos saludos de integrantes y colaboradores de la diócesis castrense dedicada a Monseñor Gonzalo.

P. Ignacio Roca, Capellán Castrense

Agradecer a Monseñor Gonzalo que para mí es un gran amigo, un padre y hermano. Yo conocí a monseñor Gonzalo antes de que fuera nombrado obispo castrense, son muchos años de trabajo y servicio dedicados al pueblo de Dios y la atención de militares y policías.

Hna. Filka, superiora en Bolivia. Congregación Hijas de la Misericordia

La gracia que el Señor nos ha concedido de conocer y compartir junto a Monseñor Gonzalo, como comunidad religiosa estamos agradecidas por su labor pastoral que realizamos. Nuestra presencia como comunidad en la diócesis es desde el 2003, llegamos a invitación de él para ayudar en el servicio militar.

Resaltó muchos detalles como pastor, hemos visto su acogida y apertura, su serenidad, el hecho de compartir y comprender nuestra labor, siempre tuvimos mucho dialogo.

Desde un inicio de nuestro servicio lo hemos sentido muy cercano a la comunidad y apoyo incondicional a nuestra labor religiosa.


P. Ruri Joel, Capellán Castrense

Monseñor Gonzalo del Castillo es el segundo obispo militar y el asumido el año 2000 esta tarea. Son doce años que ha conducido el barco de la diócesis y hemos tenido importante avances dentro del ordinariato como ser las misiones marianas que se realizan cada año. El es un pastor que sirve con humildad y nos anima a continuar en este servicio. Le hemos expresado el deseo como presbiterio que no se aleje de nosotros ahora que pasa ha ser emérito sino al contrario toda esa experiencia que tiene porque sin duda tenemos mucho que hacer al interior de las unidades militares y propiamente un pastor un obispo militar como Monseñor Gonzalo deseamos que siga con nosotros.


El lunes 14 de enero 2019 falleció en Cochabamba a horas 18:30, tras ser velado en la Parroquia San Antonio de los padres Carmelitas de Cochabamba , fue trasladado a la Parroquia Virgen del Carmen en La Paz en la zona de Sopocachi, al llegar al Templo el Arzobispo de La Paz, los Obispos Auxiliares, sacerdotes de la orden, del clero Diocesano y feligreses lo recibieron y se ofreció una Eucaristía de Bienvenida, fue velado hasta las 15:00 del miércoles 16 en la que su Eminencia Toribio Cardenal Porco Presidió la acción de gracias, antes de trasladar sus restos mortales a la Catedral Castrense donde fue velado hasta el jueves 17 a las 14:00 Los funerales y el entierro fue Presidido por Monseñor. Fernando Bascopé Obispo Castrense, concelebrado por varios Obispos llegados del interior de país clero castrense, diocesano, religiosos, religiosas, militares y feligreses.

Hoy hace Pascua con el Señor enterrado en el jardín de la Catedral Castrense, que se orienta a la Capilla del Santísimo y el vitral de la Resurrección.

(Fuentes:  ANF y OCD BURGOS )

La misa de 8 días será el miércoles 23 de enero a Hrs. 19:30 en la Parroquia de los Padres Carmelitas, zona de Sopocachi Av. 20 de octubre.

SHARE THIS

El Arzobispado de La Paz, trabajando junto a sus parroquias para brindar información eclesiástica desde Bolivia - Agencia de Noticias de la Alegría.

0 comentarios: