martes, 13 de noviembre de 2018

MENSAJE AL PUEBLO DE DIOS DE LOS OBISPOS DE BOLIVIA

“Yo soy el camino, la verdad y la vida” (jn 14, 6) Mensaje de la Conferencia Episcopal Boliviana

Los obispos, reunidos en la CV Asamblea de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), saludamos al pueblo de Dios que peregrina en Bolivia con afecto y espíritu de servicio evangélico, y queremos compartir nuestra experiencia de profunda comunión, oración y búsqueda en la misión de pastores.
YO SOY EL CAMINO

La Iglesia en Bolivia experimenta siempre la presencia del Espíritu Santo, que ha impulsado el seguir a Jesús “camino, verdad y vida”, de la mano de nuestra gente y en plena comunión con el Santo Padre, el papa Francisco. De modo particular, este año ha sido un tiempo de gracia por todos los acontecimientos que hemos vivido, manifestaciones de un Dios que camina con su pueblo.
La alegría de contar con un Cardenal

Hemos sentido la mirada fraterna de nuestro Papa Francisco, por haberse fijado en un hijo de esta tierra, nombrando Cardenal a Mons. Toribio Ticona, hermano nuestro y miembro de la Conferencia Episcopal, pastor sencillo y humilde. Su elección, además del aprecio del Papa a su persona, es un reconocimiento a la opción que, como Iglesia, hemos hecho de trabajar por y con los pobres y los últimos.
Congreso Americano Misionero

El acontecimiento del 5° Congreso Americano Misionero, realizado en Santa Cruz de la Sierra donde delegados de todos los países de América se han reunido, ha significado un gran impulso a nuestra vocación misionera. Este don está trayendo frutos, suscitando mayor compromiso profético, misionero y reconciliador en la tarea de vivir en nuestras Iglesias Locales el lema: “El evangelio es alegría, ¡Anúncialo!”
Sínodo de los jóvenes

Con esperanza y atención hemos acompañado de cerca la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en el que participaron dos hermanos nuestros, y que bajo el tema: “Los Jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” ha reafirmado la opción de trabajar con y para los jóvenes. Estamos conscientes que la juventud es el presente y futuro de nuestra Iglesia y de la sociedad. Sepan, queridos jóvenes, que contamos con ustedes, para que desde sus iniciativas y creatividad podamos juntos trasformar nuestra sociedad, haciendo cada día más presentes la justicia, el amor y la solidaridad del Reino de Dios. “La Iglesia les necesita y ustedes necesitan de la Iglesia”.
Una santa para Bolivia

La canonización de la Beata Nazaria Ignacia, una mujer que descubrió el camino de la santidad sirviendo a los más pobres en Bolivia, es un hecho que debe suscitar en todos, no sólo alegría y entusiasmo, sino, sobre todo, el compromiso de buscar caminos de santidad desde la realidad que vivimos; por eso, con el Papa Francisco, les decimos: “Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra.”(GE 14). Santa Nazaria Ignacia nos mueve a hacer realidad con gozo y entusiasmo su lema “¡Adelante, siempre adelante, sin miedos y cobardías!”
YO SOY LA VERDAD

En este camino, que todos unidos recorremos tras las huellas de Jesús, estamos urgidos por Él a anunciar y testimoniar el reinado de Dios en todos los sectores de la sociedad, los ámbitos de la realidad y las circunstancias de la vida, porque nada es ajeno al Evangelio.
La Buena Noticia

Evangelizar es sencillamente cumplir con el mandado del Señor: “Vayan y anuncien el evangelio a todo el mundo” (Mc 16, 15), es nuestra misión y nuestra única preocupación. No hay ninguna otra intención ni intereses de ningún tipo, s{olo cumplir fielmente la Palabra de Jesús y dar a conocer los principios y valores del Evangelio que son los verdaderos valores humanos, con miras al bien de las personas y del pueblo.
Comunicar la verdad

“La verdad los hará libres” (Jn 8, 32) son otras palabras de Cristo que nos llevan a mirar, con realismo y sin miedo, a los problemas que afectan nuestra realidad, la manera más acertada para poder solucionarlos.

Concretamente, en el contexto actual, caracterizado por una tempranera campaña electoral, se recure incluso a falsas noticias, mentiras y calumnias en los medios de comunicación, tanto virtuales como tradicionales, con la finalidad de manipular e influenciar a la opinión pública para alcanzar objetivos encubiertos. El Papa Francisco en el mensaje de la Jornada de la Comunicación social 2018 nos decía: “El drama de la desinformación es el desacreditar al otro, el presentarlo como enemigo, hasta llegar a la demonización que favorece los conflictos. Las noticias falsas revelan así la presencia de actitudes intolerantes e hipersensibles al mismo tiempo, con el único resultado de extender el peligro de la arrogancia y el odio. A esto conduce, en último análisis, la falsedad”. Hace falta que todos aportemos a un proceso sincero y transparente, buscando la objetividad de los hechos, poniendo en primer lugar el bien común y lo que nos une, desechando todo lo que aísla, divide, contrapone y confronta, porque la verdad brota de relaciones libres entre las personas, en el respeto, escucha recíproca y el diálogo sincero.
Libertad de pensamiento y de expresión

En este esfuerzo para buscar la verdad, como afirmaba nuestro Presidente de la CEB en su saludo a la Asamblea, es imperativo velar y respetar la dignidad de toda persona, su libertad de pensamiento y de expresión, dejando actitudes que de alguna manera puedan coartar estos derechos inalienables. En la misma línea, ante intentos de ignorar y manipular la voluntad del pueblo y las normas constitucionales, es indispensable que se respete de parte de todos el proceso democrático que tantos esfuerzos y vidas humanas ha costado, pilares de la convivencia armónica y fraterna. Sólo así tendremos una Bolivia democrática, libre, justa y en paz.
YO SOY LA VIDA

Jesús es la vida, el autor de la vida que la ha entregado para que todos tengamos vida plena en Él. En nuestra sociedad hay muchos atentados y amenazas a la vida, señalamos éstos.
Economía al servicio de la persona

Se conocen siempre más estudios y noticias de una desaceleración económica de América Latina y de nuestro país que provoca la pérdida de puestos de trabajo, el retorno a la pobreza de personas y grupos más vulnerables y será preocupación en la ciudadanía. Para despejar toda duda y desconfianza, instamos a quienes corresponde a proporcionar una información verídica y trasparente de la situación real de la economía, del trabajo, de los recursos naturales, de las proyecciones y de las medidas a tomar en lo inmediato, a mediano y largo plazo.

Recordamos que los principios del Evangelio indican que, por encima de la economía, las finanzas y otros intereses, está la persona humana en particular los más pobres y marginados. Esto implica, en primer lugar, medir los gastos públicos e implementar políticas que garanticen el desarrollo integral y la dignidad de las personas, la defensa de la vida, la libertad y los derechos básicos: salud, educación, trabajo digno y vivienda.
Nuestra hermana Madre Tierra

Nos preparamos para participar activamente en el nuevo Sínodo convocado por el Papa Francisco en octubre de 2019 con el lema: “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, promoviendo el cuidado de la casa común. Regiones de nuestro país son parte de la cuenca amazónica, habitadas por los pueblos originarios de tierras bajas que, ante el avance de la desforestación incontrolada, de la depredación y destrucción de su hábitat, claman por conservar su estilo de vida, sus costumbres, su cultura, su territorio en armonía con la Madre Tierra: ¡Que este nombre no quede como slogan vacío!

El Papa Francisco en su profética Encíclica “Laudato Si” nos recuerda: “Dios nos ha unido tan estrechamente al mundo que nos rodea, que la desertificación del suelo es como una enfermedad para cada uno, y podemos lamentar la extinción de una especie como si fuera una mutilación.”(89) Estas palabras nos interpelan y desafían a todos y nadie puede quedar indiferente a actuar desde la “conciencia de no estar desconectados de las demás criaturas, de formar con los demás seres del universo una preciosa comunión universal”. (220)
Adviento y familia

Se acerca el Adviento, preparación al Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, y en este tiempo celebramos en Bolivia la semana de la Familia, acontecimiento que nos invita a mirar a la Familia de Nazaret como modelo para toda familia humana. Familia abierta a la Palabra y al Proyecto de amor de Dios, que valora y se enriquece de la diversidad de sus miembros formando una comunidad de vida y amor.
Conclusión

El modelo que Dios propone para la familia vale también para la sociedad. Que la Virgen María, en este tiempo de Adviento, nos acompañe en el compromiso por la reconciliación y la unidad en nuestro país, con la mirada puesta en su hijo Jesús “camino, verdad y vida” que se encarnó para que nosotros tengamos vida, y vida en abundancia.

Cochabamba, 13 de noviembre 2018

Los obispos en Bolivia

SHARE THIS

El Arzobispado de La Paz, trabajando junto a sus parroquias para brindar información eclesiástica desde Bolivia - Agencia de Noticias de la Alegría.

0 comentarios: